Skip to main content
Blog

Convertidores de focal en fotografía de naturaleza

Escrito por 27 junio, 2021julio 15th, 20212 Comentarios

¿Qué son los convertidores de focal?

Los convertidores de focal son unos accesorios ópticos que se conectan entre la cámara y el objetivo, cuya principal función es multiplicar la focal de nuestra lente. A cambio, reducen la cantidad de luz que reciben en función del convertidor que estemos utilizando. También se les conoce con el nombre de teleconvertidores, multiplicadores o más coloquialmente llamados ‘multi’.

¿Qué tipos existen?

En la actualidad los convertidores de focal tienen una multiplicación de 1.4x o de 2x, aunque hay algunas marcas que también fabrican modelos con un factor de multiplicación de 1.7x. También existen los 3x; sin embargo, no son muy utilizados ya que las fotografías pierden demasiada calidad. Con el paso de los años los fabricantes presentan nuevos modelos, como por ejemplo Canon y Nikon que ya van por la versión III de sus teleconvertidores.

Funcionamiento de los convertidores de focal

El funcionamiento es muy sencillo: el convertidor multiplica la distancia focal de tu objetivo a costa de reducir una cantidad de pasos de luz. ¿Qué? Todo esto suena a chino, ¿verdad? Por eso estoy convencido de que con unos ejemplos se entenderá mejor. Os recuerdo que siempre hablaré poniendo como ejemplo una cámara réflex de formato completo.

Ejemplo 1: Tenemos un objetivo con una distancia focal de 100mm y un diafragma de f/2.8 y le añadimos un multiplicador 1.4x. Ahora nuestra lente pasaría a ser equivalente a un 140mm f/4 ya que hemos multiplicado 100mm x 1.4 y hemos perdido un paso de luz, de f/2.8 a f/4. 

Ejemplo 2: Tenemos un objetivo con una distancia focal de 400mm y un diafragma de f/2.8 y le añadimos un multiplicador 2x. Ahora nuestra lente pasaría a ser equivalente a un 800mm f/5.6 ya que hemos multiplicado 400mm x 2 y hemos perdido dos pasos de luz, de f/2.8 a f/5.6. 

Como se ve en los ejemplos, estamos perdiendo uno o dos pasos de luz, respectivamente. Es muy importante saber que esto sucede sin que realmente se mueva el diafragma, sino que es gracias al aumento de la distancia focal de nuestro objetivo, pues hay que tener en cuenta los milímetros extra que ocupa el convertidor que ahora está situado entre la cámara y la lente. A lo anteriormente citado hay que sumarle que los elementos ópticos de estos accesorios también restan luminosidad.

Os dejo a continuación la calculadora de Photopills por si queréis realizar alguna prueba:

 

Uso del convertidor de focal en fotografía de naturaleza

Estos accesorios se pueden utilizar para realizar cualquier tipo de fotografía de naturaleza, aunque sobre todo se emplean en fotografía de fauna y macro. En fauna nuestro afán de intentar “estar más cerca” hará que utilicemos los convertidores sobre todo con objetivos fijos y luminosos, ya que con los zoom es posible que no rindan del todo bien. En macrofotografía nos ayudará a aumentar el factor de magnificación (más allá del 1:1 de nuestra lente macro) o, por contra, a estar un poco más separados de ese pequeño insecto sin molestarlo, con la misma ampliación que teníamos al principio. 

Sin embargo, pese a poder hacer cualquier tipo de fotografía de naturaleza, hay que tener en cuenta que no podremos utilizarlo con todos nuestros objetivos. Por ejemplo, a un objetivo angular no se le puede añadir un convertidor de focal debido a la disposición de las lentes, que se encuentran muy cerca de su parte trasera. Lo normal es que los convertidores se combinen con teles medios como un 70-200mm f/2.8 o grandes teleobjetivos como un 400mm f/2.8 o un 500mm f/4. Siempre es recomendable que nuestra lente sea de una calidad óptica muy alta para poder disfrutar de estos dispositivos obteniendo unos resultados sobresalientes.

Algunos consejos a tener en cuenta

  • La marca de tu objetivo determinará la marca de tu convertidor de focal, es decir, si usas una lente Nikon tendrás que comprar un multi Nikon y si usas Canon tendrás que adquirir uno Canon.
  • Mantienen la distancia mínima de enfoque del objetivo.
  • Reducen la cantidad de luz.
  • Pueden reducir la velocidad del enfoque dependiendo de la calidad de objetivo.
  • Al restar luminosidad es posible que se reduzca la precisión del enfoque en condiciones de bajo contraste.
  • Se recomienda utilizarlos en objetivos fijos muy luminosos.
  • En función de la marca y modelo, existe la posibilidad de acoplar dos convertidores juntos.
  • Es posible que en algunas lentes poco luminosas, a partir de f/8, pierdan la función del autofoco.
  • Por la construcción de los objetivos angulares, no se les puede poner directamente un convertidor.
  • Los mejores resultados los obtendrás cuando el convertidor que adquieras esté optimizado para el modelo específico de objetivo que tengas. En la web de cada fabricante podrás realizar dicha consulta.

Problemas más comunes con los convertidores de focal

  • Las imágenes tienen falta de nitidez.
    Esto puede deberse a dos motivos: el objetivo no tiene una buena calidad óptica o es el convertidor el que no tiene suficiente calidad. 
  • Parece que le cuesta enfocar.
    Esto suele pasar normalmente si no tenemos mucha luz en nuestra escena o nuestro objetivo/convertidor no es de alta calidad. También notaremos esta carencia de velocidad cuando utilicemos grandes teleobjetivos con lentes pesadas (400mm, 500mm, etc.) montadas en cámaras de gama media ya que estas utilizan baterías de 7,2 voltios y no son capaces de mover el sistema de enfoque con suficiente agilidad. Sin embargo, con una cámara de alta gama, que utiliza una batería de 11,1 voltios, no tendrás dicho problema. Puedes leer más sobre esto en el artículo publicado por José Benito.
  • No me sale todo enfocado.
    Realmente esto no es un problema derivado del uso de los convertidores de focal. Hay que saber que existen tres factores que afectan directamente a la profundidad de campo: la distancia focal, el diafragma y la distancia al sujeto. Por tanto, hay que tener en cuenta que con grandes objetivos muy luminosos la profundidad de campo va a ser muy reducida y sobre todo cuanto más cerca estemos de nuestro sujeto. Por ejemplo: con un 400mm f/2.8 + TC 1.4x a 10 metros del sujeto tendremos una profundidad de campo de 0,06 metros, es decir, tendremos enfocado 6 centímetros. Sin embargo, con un 400mm f/2.8 + TC 1.4x a 50 metros de nuestro sujeto tendremos una profundidad de campo de 1,50 metros.
  • Salen halos en las fotografías.
    Seguramente esto sea debido a que no se ha enfocado correctamente, debido a alguno de los ejemplos que he citado anteriormente.
  • No enfoca exactamente donde quiero.
    Existe la posibilidad de que nuestra cámara o nuestro objetivo tengan un problema y enfoquen un poco antes o un poco después de donde nosotros hemos seleccionado. Esto se conoce como frontfocus (antes del foco) y backfocus (después del foco) y se hace evidente cuando utilizamos diafragmas muy abiertos. En algunas cámaras avanzadas se puede solucionar realizando un microajuste que compensa esa desviación, aunque es posible que ni con eso se arregle y tengas que llevarlo a un servicio técnico.

2 Comentarios

  • Francisco A.V dice:

    Buenas tardes Pablo,te agradezco enormemente este enlace ,ha sido de gran ayuda,quiero comprar un teleconvertidor para mi equipo y dudaba en ello,hasta el punto de preguntar en Clik a ver si algún compañero me aconsejaban,muchas gracias.
    Un cordial saludo

    • PabloSG dice:

      ¡Muy buenas, compañero! Muchísimas gracias por tus palabras y me alegro de que te haya servido este post. Si necesitas cualquier cosa no dudes en escribirme por privado. Un saludo 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.