Blog

¿Editar, revelar, postprocesar o retocar?

Escrito por 9 junio, 2020Ningún comentario

¿Revelar o retocar? ¿Qué es mejor? ¿Te consideras purista? Hoy os traigo una entrada en la que os hablaré de estos conceptos y os contaré mi opinión más personal sobre este asunto desde mi perspectiva de fotógrafo de naturaleza y paisaje. La verdad es que desde hace tiempo me apetecía escribir sobre este tema “polémico” en el que, estoy seguro, podríamos estar debatiendo durante horas sin que llegase a existir un claro ganador ya que se trata de algo muy subjetivo.

¿Qué es editar, revelar, postprocesar o retocar?

Durante todos los años que llevo aprendiendo fotografía he escuchado hablar de estos conceptos de formas muy diversas y, como me he dado cuenta de que muy a menudo una misma palabra no tenía el mismo sentido para todo el mundo, he decidido realizar una búsqueda intensiva de estos términos para intentar aclarar sus significados.

Sin embargo, no he encontrado una definición única y verdadera para cada uno. Por tanto, a continuación, os pongo de forma resumida y concisa lo que significa para mí cada concepto partiendo de la información que he encontrado en varios libros y páginas web que he consultado.

Editar: Seleccionar las fotografías que vamos a revelar, procesar o retocar. Básicamente es descartar las que, por algún motivo, no nos gusten. Ejemplos: una fotografía trepidada, fuera de foco o aquella en la que no nos termina de gustar la composición.

Revelar: Realizar los ajustes básicos sobre el archivo raw para obtener un archivo final en .jpg. Todos estos ajustes se realizan en la totalidad de la imagen. Ejemplos: dar contraste, añadir saturación o ajustar la exposición.

Procesar/Postprocesar: Realizar ajustes más avanzados que en el revelado. Ejemplos: realizar revelados por zonas o añadir capas de luminosidad. 

Retocar/Manipular: Realizar cambios muy significativos en la imagen a nuestro antojo como añadir, cambiar o eliminar distintos elementos de la fotografía llegando, incluso, a variar el propio significado inicial de la imagen. Ejemplos: cambiar un cielo por otro, borrar a varias personas o crearle una capa de superhéroe a nuestro mejor amigo.

Entonces, ¿qué es mejor o peor?

En realidad no es mejor ni peor que reveles o retoques una imagen ya que cada persona, en función de cómo entienda la fotografía, es libre de utilizar las herramientas de la forma que considere más oportuna para poder transmitir lo que realmente sienta en cada momento.

Para mí, es muy importante decir en cada momento cómo se ha realizado la fotografía, sobre todo para que la gente que está empezando y solo está pensando en la técnica o en comprarse una buena cámara no se haga falsas expectativas de los resultados que va a obtener con su nuevo equipo. La clave creo que está en hacer lo que más le guste a uno respetando todos los procesos de creación restantes, aunque no los entendamos o no nos gusten. Sin duda, esto es lo que tendríamos que hacer todos. 

Mi flujo de trabajo

Por mi forma de entender la fotografía, disfruto muchísimo durante el momento de la toma y, por eso, me gusta trabajar con la luz e intentar dejar la imagen prácticamente terminada en campo a falta de aplicar un pequeño ajuste de contraste, nitidez o saturación durante el revelado. Se podría decir que mi vertiente es purista. Desde que empecé, hace ya casi 10 años, siempre he realizado fotografía de paisaje y una de mis premisas ha sido intentar mostrar lo que veo de la forma más real que puedo, al igual que también me pasa desde que realizo fotografía de naturaleza.

Es por esto que yo no concibo en mi flujo de trabajo realizar postprocesados o retoques para mis imágenes y, en caso de utilizarlo en algún momento para mostrar algún ejemplo, lo dejaría reflejado por escrito para evitar crear confusión en el espectador.

Sin embargo, lo que yo hago no es lo mejor ni lo peor, solo es una forma de hacerlo y cada uno debe de elegir la suya. Si nos fijamos en otros estilos de fotografía que no sea de naturaleza, seguramente vaya más de la mano el postprocesar o retocar las imágenes, pero repito: no es mejor ni peor. 

Mi opinión personal

Actualmente el consumo de imágenes por segundo que realizamos es brutal gracias al uso intensivo que hacemos de las redes sociales, sobre todo, en los últimos tiempos, de Instagram. Y en consecuencia, percibo una gran tendencia de los fotógrafos que se inician a la formación en exclusiva de herramientas digitales (Lightroom o Photoshop, por mencionar algunas) para intentar conseguir resultados “atractivos” más inmediatos dejando de lado las cuestiones más básicas como es la técnica o, incluso, conceptos más avanzados como sería el estudio de la composición.

Personalmente, pienso que esto es un grave error ya que lo primero que deberíamos hacer es conocer en profundidad nuestra cámara e intentar realizar la mejor fotografía posible para después, en función de nuestra forma de entender esta disciplina, revelar, postprocesar o retocar. 

Sin más, espero que te haya gustado este post y te invito a que me dejes en los comentarios tu opinión personal sobre este tema. Muy pronto más y mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.